sábado, 25 de julio de 2020

Comida de verano

Esta es una entrada antigua que periódicamente vuelvo a meter, más que nada porque, como se dice abajo, tiene propiedades medicinales.

En verano (y en invierno) hay que hacer mucho GAZPACHO, que es muy bueno para la salud (y para las resacas). Además, se puede tomar para comer, que es lo clásico, pero también para cenar (cena ligera y apropiada para los que duermen mal); para desayunar (en ese momento es cuando mejor está), para merendar y entre horas; es decir, cuando a usted le dé la gana, pues se sitúa a medias entre una medicina exquisita y la codiciada pócima de la perenne juventud, eso de lo que tanto se habla pero nadie sabe dónde está. Si le das duramente y sin desmayo, vas rejuveneciendo, y al final se te queda este aspecto, más o menos.



 Gazpacho
En un cacharro grande se echa un kilo de tomates rotos, dos pimientos verdes rotos, uno rojo y mediano, una cebolla gorda en trozos, dos o tres dientes de ajo, un pepino pelado y en rodajas, pan duro a su gusto y bastante aceite del mejor, amén de sal y algo de vinagre. Se mete la minipimer y se licúa todo lo que se pueda. También se puede usar la túrmix, si se dispone de ella, o la termomix. A continuación se pasa por el pasapuré para quitarle todo lo que sobre, las pieles sobre todo, pero este paso es optativo: la túrmix lo deja suficientemente líquido, y las pieles tienen muchas vitaminas.
El líquido que sale es el gazpacho. Cuando está bien líquido (si se pasa dos veces por el pasapuré queda mucho más fino) se prueba y se añade aceite, vinagre y sal, si es necesario. Se vuelve a meter la minipimer para que se mezcle todo bien y se pone a punto (de grosor) echándole más o menos agua, o hielo, esto es a gusto de cada cuál. A unos les gusta más líquido y a otros más espeso.

Algunas alternativas son:
1/ Añadirle una manzana ácida, pelada y pasada por el túrmix con todo lo demás, o fresas, peras, melocotones, melón, sandía, etc. Se puede experimentar con frutas y averiguar cuál es el aroma que más agrada a cada uno. En todo caso, la fruta, con estar buena, le cambia bastante el sabor y es posible que haya a quien no le guste y lo prefiera sin ella.
2/ Si se cortan tirillas de jamón de Jabugo del tamaño de un palo de cerilla, y se añaden a la taza en que se sirve, das el golpe; hay hasta quien le llama gazpacho de pastor. Y si en vez de tirillas lo que se añaden son lonchas diminutas y del grosor del papel de fumar, también funciona, que el gazpacho con jamón está muy bueno.

Al final, y en el plato de cada uno, se puede adornar (esto va en gustos) con trocitos de tomate, pimiento, cebolla, pan, etc., que hay que tener cortados previamente como para pipirrana.

 

domingo, 28 de junio de 2020

La ciudad de Segovia en tiempos pasados


Esta ciudad, una de las más bonitas de España, era muy curiosa hace treinta o cuarenta años, con un sabor antiguo que ha perdido en parte, y para recordarlo pongo estas fotos que son de aquella época.


 Aspecto de la plaza mayor en 1985, cuando aún no era peatonal.

 La catedral en 1985: es una foto pintada.

 La iglesia de la Vera Cruz desde la torre del alcázar en 1989.

La ciudad desde el mismo sitio y en la misma fecha.

 Esta impresionante y medieval plaza no sé cómo se llama, 
pero en 1992 ya tenía una terraza con sombrillas.


----------------------------------------

 

Más fotos (paisajes españoles modernos) se pueden ver AQUÍ,  y si quieres seguir, continúa con ESTAS.

 

Unas cuantas ideas para gente aficionada a la cocina hay en ESTE SITIO

 

Si lo que pretendes es leer libros gratis (Cuentos de hadas, Edad de las tinieblas...), mira AQUÍ, y los que prefieran las novelas modernas, las de ahora, unas de intriga, otras históricas, incluso alguna de amor..., EN ESTE OTRO SITIO

 

martes, 23 de junio de 2020

Novela gratis para pasar el rato


Desde hoy, martes 23 de junio, hasta el domingo que viene, se podrá descargar libremente un libro en el que casi todos los personajes están locos. Es este,


y el enlace para descargarlo, este:



Es una novela de risa en la que ya digo que la mayor parte de los personajes están locos; otros, como el ratón Pérez o el elefante Elephas Elephas, no. Los escenarios son asimismo muchos, algunos totalmente cotidianos (una cafetería, el Café Central), y otros de tipo exótico, del estilo de la selva africana, la zona liberada o un planeta de no se sabe dónde pero en el que todo sucede al revés. También aparece Buffalo Bill en sus correrías por las enormes llanuras de Dakota del Sur, y Juan el gomoso, que vestido de colegiala persigue a un gabardinoso que molestaba a las amigas de su hija... En fin, que hay de todo, como en botica, y teniendo en cuenta que es gratis...


Si queréis ver fotos de las que ya no se ven, mirad AQUÍ.

O AQUÍ...







miércoles, 27 de mayo de 2020

Segovia, ciudad antigua


Es una de las mejores ciudades castellanas para visitar. Tiene de todo: monumentos, calles muy bonitas, cordero, letreros en japonés... Esto último desentona bastante, pero haremos caso omiso. El que nunca haya estado en ella, que no se la pierda..., aunque es una lástima que no la viera en sus buenos tiempos, hace treinta o más años, cuando era una auténtica maravilla... En fin, me voy a dejar de añoranzas que no volverán y pondré unas fotos para que veáis que, aunque ya no es lo que era, todavía merece la pena el viaje.

 La plaza mayor

 La catedral

Calle típica en la actualidad

El celebérrimo acueducto romano (300 metros de largo)

 El alcázar, que parece el castillo de la Bella Durmiente de la película de Walt Disney

----------------------------------------

AQUÍ se pueden ver fotos como las anteriores, y si te quedas con ganas, sigue con ESTAS.

 

Los aficionados a la cocina pueden mirar en ESTE SITIO; los que quieran leer libros gratis, AQUÍ, y los que prefieran las novelas de aventuras, pero de aventuras de verdad, sin tonterías, ¡CLIC!


jueves, 30 de abril de 2020

Adivina adivinanza




Esto, que podría ser un ídolo tolteca, u otra cosa igualmente rara, es en realidad una tarta de galletas y chocolate, cuyo procedimiento (es facilísimo) se detalla a continuación (con fotos).

 

 

Lo primero es colocar sobre un plato con un poco de borde una base de galletas remojadas (dos capas) en leche preparada.

Leche preparada: cuarto de litro de leche a la que se le añade el zumo de un limón, un poco de azúcar y bastante canela. Se hace cocer, se revuelve y se echa en un plato sopero en donde se van remojando las galletas.

 

 

Una vez colocada esta capa, se unta por encima con bastante mermelada de la que a cada uno le guste (si es hecha en casa, mejor).

 

 

Una vez bien untada se coloca encima otra capa de galletas, que se remoja a su vez con el zumo de varias mandarinas (por ejemplo)

 

 

y encima una capa de chocolate fundido.

Chocolate fundido: en un cazo se funden (a fuego muy lento) unos 300 o 400 gramos de chocolate negro, a lo que se añade unos chorros de coñac (o ron), un poco de leche y algo de azúcar. Debe quedar pastoso, espeso, luego líquido hay que echar poco. Para esta primera capa de chocolate se usa sólo la mitad de lo que hay en el cazo.

 

 

Encima del chocolate se coloca otra capa de galletas, que se remoja de nuevo con lo que se quiera, más zumo de mandarina, leche, etc.

 

 

Encima de estas galletas, más mermelada. (La de la foto ya no es hecha en casa, sino de albaricoque y de bote, pero qué le vamos a hacer.)

 

 

y encima de la mermelada, una nueva capa de galletas, que se puede remojar asimismo.

 

 

Y por último, sobre todo esto, se añade lo que queda en el cazo de chocolate, que lo cubra bien.

El resultado a la vista está (en la primera de las fotos).

Conviene meterlo en la nevera para que se enfríe, y dejarlo hasta el día siguiente para que todos los líquidos queden embebidos en las galletas, con lo que se consigue una textura que parece una cosa tipo abizcochada. Si metes un cuchillo por encima, observarás que entra hasta el fondo; debe quedar como una masa  bastante maciza. A la hora de cortarla, que cada cual lo haga como quiera. Esto les gusta mucho a los niños (y a los mayores).

 

LIBROS GRATIS PARA LEER DURANTE EL EXILIO

Para pasar estos días de encierro, lee algo, que siempre es mejor que bostezar mirando la tele. AQUÍ hay libros míos que sólo tienes que bajar dándole a una tecla. No tienen virus, ni troyanos, ni hay que apuntarse a ningún lado, ni te piden el número del carné o de la tarjeta, ni vas a ver a nadie, y ni siquiera me voy a enterar de si los bajas… ¿Qué más se puede decir? ¡Ah, sí!: que son NOVELAS DE AVENTURAS, y los hay en EPUB, MOBI y PDF.

De nada. (Por si te quedas con ganas, AQUÍ hay más muy baratos.)

 

Los grandes aficionados a la cocina pueden mirar en ESTE SITIO.
Y los amantes de las fotos pueden hacerlo AQUÍ (en donde hay paisajes que casi nadie ha visto).

jueves, 9 de abril de 2020

Chavalas de hace cincuenta años

Así como suena, porque si hace cincuenta años (1970) las cosas eran muy diferentes a las de ahora, en algunos aspectos no lo eran tanto. Por ejemplo, en estas fotos, salvando las distancias, no se nota gran diferencia. Es verdad que ahora ya no se hacen fotos en blanco y negro, y menos se viran en sepia, y los peinados..., bueno, un experto notaría algunas cosas raras, pero en líneas generales no hemos cambiado tanto. Había chavalas guapas (como ahora) con las que se iba de paseo..., etc., etc.
Estas tres fotos están hechas en aquellos tiempos, y las pongo aquí como curiosidad.






Aquellos fueron los tiempos de las minifaldas, los biquinis, los pantalones vaqueros, las guitarras eléctricas, el rockandroll... Antes no existían, o al menos todo esto no estaba generalizado..., y bla bla bla, porque si queréis enteraros del todo lo mejor es que echéis una ojeada a esto, en donde se cuenta con pelos y señales. (Es una novela: clic en la portada):

https://www.amazon.es/dp/B07FD2BPF6


----------------------------------------

Pero hay más:


El que quiera ver paisajes bonitos de este país, que también entretienen, puede mirar ESTO.
AQUÍ se pueden ver más fotos, y el que prefiera LEER novelas para pasar el tiempo, tiene que ir a ESTE LUGAR.